UNIVERSITATS PELS DRETS CIVILS I LA DEMOCRÀCIA


Manifiesto Académico en Defensa de los Derechos Civiles en Cataluña

De acuerdo con la Declaración sobre la enseñanza superior y la cultura democrática: ciudadanía, derechos humanos y responsabilidad civil del Consejo de Europa (Estrasburgo, 2006):

"Afirmamos nuestro compromiso con los principios y la práctica democráticos.

Aceptamos nuestra responsabilidad de salvaguardar la democracia y promover una cultura democrática, apoyando y promoviendo, tanto en la educación superior como en la sociedad en general, los siguientes principios:

  • Estructuras, procesos y prácticas democráticas y responsables
  • Ciudadanía democrática activa
  • Derechos humanos, respeto mutuo y justicia social
  • Sostenibilidad ambiental y social
  • Diálogo y resolución pacífica de conflictos",

Nosotros, la comunidad académica, consideramos que la vulneración reiterada de los derechos civiles en Cataluña amenaza las bases de la democracia en este país. Los signos de involución democrática, como la violencia ejercida el 1 de octubre contra personas que querían votar, son cada vez más evidentes. Diversas actuaciones de la judicatura y del Gobierno españoles, como el encarcelamiento y la persecución de activistas sociales y miembros del Gobierno y el Parlamento de Cataluña elegidos democráticamente, ponen en crisis la separación de poderes, que es uno de los pilares en que se basa el estado de derecho.

La democracia se fundamenta en el reconocimiento y la defensa de unos derechos básicos inalienables, entre ellos el de expresar públicamente el disentimiento. La judicialización de la política, la violencia y la represión han sido la respuesta del Estado español a las demandas de los catalanes, en lugar del diálogo necesario para cualquier negociación. Asistimos así a un conjunto de acciones de los poderes institucionales del Estado español que son impropias de un Estado democrático y vulneran principios fundamentales del derecho internacional.

Ante la gravedad de esta situación, el silencio de la comunidad universitaria no es una opción. Por estas razones, declaramos que:

  • La recuperación de la seguridad jurídica es imprescindible, y no podemos aceptar que las decisiones de los poderes públicos sean arbitrarias.
  • Es imprescindible que se respeten los derechos fundamentales de expresión, reunión, manifestación y participación política.
  • Salvaguardar los derechos y las libertades sólo es posible recuperando los usos democráticos y resolviendo en el ámbito político los problemas políticos.